Actualizado el 24/05/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El futuro lo tenemos negro

El futuro lo tenemos negro

Escrito por Redacción TNI el 10/11/2010 a las 00:23:25
2260

Nini: Persona (normalmente joven) que ni estudia ni trabaja. La formación del neologismo sucede al unir los nis antecedentes a las palabras estudia y trabaja.
¿Qué se esconde tras esta palabreja que por desgracia hace más gracia que no tristeza? La verdad es verdaderamente funesta. España registra un paro juvenil (de entre 18 a 30 años) superior al 40 por ciento. Eso en términos numéricos supone un ejército de 154000 ninis corriendo por las calles de las ciudades españolas.

Debemos preguntarnos entonces que es lo que sucede, el porqué de esta realidad. Según los expertos en la mentalidad de los jóvenes el trabajo ha tomado nuevas definiciones. Ahora ya no es una expresión del crecimiento personal de los individuos. Los menores de 30 años consideran este terreno de una forma mucho más pragmática y útil, con todos los estigmas que eso conlleva. La universidad sirve para llegar a trabajos bien remunerados mientras que la identificación que se hace con los ciclos de formación personal es la de un sector menos valorado y peor remunerado. Sin duda uno de los mayores problemas que podemos observar en nuestra sociedad: el gran crecimiento de los licenciados y la poca presencia de matriculados en FP. Eso además genera un alto número de abandonos escolares por parte de los jóvenes que consideran demasiado esfuerzo para llegar a los “altos” estadios de la educación y ven claramente en el trabajo rápido poco cualificado y "suficientemente" remunerado la solución a sus angustias vitales.

Además de eso no ayuda nada la percepción arcaica que existe desde los estratos adultos de la sociedad. En incontables ocasiones y con desdén, aquellos adultos con trabajo, ven a los denominados ninis y los identifican como una lacra. Sin duda un error si vemos que la mayoría de jóvenes consideran el trabajo como algo primordial y sólo menos relevante que la familia. Eso significa que por delante de amigos y otros ámbitos muy destacables de la vida preocupa el tema del trabajo.
También resulta notorio descubrir como identifican los menores de 30 años esa fase de niniez. Muchos consideran una etapa totalmente tenebrosa y son muy pocos los que se sienten llamados por esa inactividad.

En resumen lo de los ninis no es tema de broma si no una realidad tristemente agria que sobrevuela nuestras sociedades.