Actualizado el 26/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El fin no justifica los medios

El fin no justifica los medios

Escrito por Tecnonews el 24/06/2014 a las 20:34:16
1687

Una noticia hace reflexionar sobre el modelo de negocio que existe en la actualidad y la crisis. En multitud de ocasiones, cuando hablamos de los últimos años, del período de oscuridad económica y social, se considera que los responsables de la debacle han sido en España tres. El primero y más señalado son los políticos. A ellos, su conducta partidista y no estatista y a la corrupción se achaca la mayor responsabilidad. En segundo lugar se habla de los bancos que en connivencia con los políticos nos han llevado a la crisis. Por último se responsabiliza a los propios ciudadanos que según algunos han vivido por encima de sus posibilidades.
 
 
Contrariamente nadie habla de las empresas como elementos que nos han llevado a esta situación. Muy al contrario las compañías y la creación de las mismas es en la mayoría de los casos el método que algunos analistas tienen para que España salga de la crisis. Nadie quiere molestar a las empresas porque esto significaría la eliminación de puestos de trabajo y en el caso español el empleo es el mayor problema que tiene actualmente la nación.
 
 
¿Por qué consideramos que las firmas, sean del tipo que sean, no son desencadenantes del problema en el que se encuentra España? Cuando conocemos noticias como la que considera que Amazon.es (y en este caso lo que va detrás del punto es muy importante) factura una parte de sus ganancias en Luxemburgo debemos plantearnos algunas cuestiones.
 
 
Los motivos de esta actitud son claros: en el país centroeuropeo, las ventajas fiscales son mayores para la empresa telemática.
 
 
¿Tienen alguna responsabilidad las compañías en la crisis? Es evidente que no todo es oro ni todo es malo. Como en el caso de los políticos y los banqueros existen personas y empresas que han hecho bien las cosas. De todos modos España no puede permitir todo tipo de actitudes en favor de un bien mayor. En este caso el fin no justifica los medios pues al final esos medios acaban condicionando el fin que es la derrota económica de un país.