Actualizado el 18/10/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El fiasco del dividendo digital

El fiasco del dividendo digital

Escrito por Tecnonews el 23/12/2014 a las 21:15:20
3614

En la vida pasan cosas que son totalmente imprevisibles, cosas en las que intervienen varios protagonistas y que por tanto el resultado no dependen de nosotros exclusivamente o cosas que dependen de nosotros, que con previsión y buen hacer, las podemos manejar y obtener los resultados correctos y esperados.

 

Bien, el dividendo digital debería haber sido de este último grupo.

 

Hace ya mucho tiempo que la Comisión Europea (2010) había definido que el dividendo digital entraría en vigor el 1 de enero del 2015. Se sabía qué frecuencias de UHF del espectro radioeléctrico se deberían liberar y dejarlas libres para los servicios de movilidad, se sabía también a qué zonas afectaría ese dividendo digital y también se sabía aproximadamente a cuántos hogares podría afectar para reantenizar. En fin que se tenían todos los datos para hacer una transición ordenada. 

 

Pues bien el 24 de septiembre el Ministerio de Industria, Energía y Turismo sacó el Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital a tres meses del plazo máximo fijado por la Comisión Europea. Alguien calculó las instalaciones que se debían hacer en España diariamente y daba una cifra de 60.000, sin contar la compra de material, entregas, etc., cifra que a todas luces hacía imposible cumplir los plazos de obligado cumplimiento por la Comisión Europea.

 

Además ese plan técnico eliminó el segundo MUX en algunas Comunidades Autónomas que se estaba utilizando aun cuando, sin duda, había espacio suficiente en el espectro de UHF. Simplemente porque sí.

 

Ahora estamos en la tesitura de la moratoria que si se hace perjudicará a los operadores de telefonía móvil y España podría ser sancionada por la comisión Europea y si no se hace dejará sin cobertura de algunos canales de televisión a una parte más o menos importante de la población.

 

Ante todo este marasmo administrativo cabe exigir responsabilidades. Si se hubiera producido un error en el diseño del Plan Técnico Nacional, cabría el perdón de la no intencionalidad, descuido o incluso la indulgencia propia del perdón. Aquí no ha sido así. Se ha producido por una falta de previsión y falta de diligencia.

 

Ante esta apatía legislativa, si el erario público ha de desembolsar un solo euro ya sea a alguno de los operadores de televisión o de telefonía móvil o por multa, ya que no se puede restituir económicamente a las arcas públicas se debería exigir cuanto menos la dimisión al máximo responsable de este fiasco, ya sea director general, secretario de estado o ministro.

 

Se ha tenido suficiente tiempo para planificar y dimensionar las operaciones. Desde aquí, sintiéndolo mucho, no vemos ninguna excusa.

 

A pesar de eso... Feliz Navidad!