Actualizado el 15/07/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El estrés y la tecnología

El estrés y la tecnología

Escrito por Tecnonews el 15/03/2016 a las 18:13:29
2523

El Mobile World Congress también es tiempo de reflexión. No todo lo que surge del evento de telefonía móvil más importante del globo tiene relación con las innovaciones que tienen que cambiar nuestra vida.

 

La firma tecnológica Ericsson presentó durante el congreso un revelador informe que queremos sacar a colación. Según la empresa, una página web o un video que tarden en cargarse pueden llegar a generar niveles de estrés parecidos a los que tenemos cuando intentamos resolver un problema matemático, hacemos una cola o vemos una película de terror solos. Según el estudio, si se produce la situación de espera en cuestión, nuestro ritmo cardíaco puede llegar a aumentar en un 38 por ciento. Si el video en concreto se está descargando en streaming y se retrasa más de 6 segundos nuestro nivel de estrés puede llegar a aumentar un tercio.

 

Con todo si la experiencia de carga se torna insatisfactoria por constantes pausas, el nivel de estrés puede llegar a disparase hasta cotas elevadas.

 

Puede parecer una cuestión sin demasiada importancia, con todo debemos tener en cuenta que las tecnologías fueron creadas para hacernos la vida más sencilla y con situaciones como las descritas ella misma atenta contra su propia esencia primitiva.

 

No son los únicos casos en los que aumenta nuestro estrés. Tal y como informan otros estudios, no tener conexión a internet cuando salimos de viaje o al contrario, estar recibiendo constantemente mensajes, también puede suponer un problema para nuestro bienestar.

 

En un mundo en el que ya tenemos suficientes preocupaciones como los problemas en el trabajo, los problemas en casa, los problemas con los amigos o los simples problemas derivados de una vida en sociedad, se añaden los derivados de la tecnología.

 

Con esto queremos decir que en ocasiones esta misma, se ha centrado en la cantidad más que en la calidad. Tenemos a nuestro alcance muchos contenidos, posibilidad de hablar con millones de personas y ver miles de videos, pese a ello, ¿somos realmente felices? Ahí queda la pregunta.