Actualizado el 20/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El duopolio

El duopolio

Escrito por tecnonews el 02/06/2015 a las 23:48:17
2634

Cuando desde Tecnonews estamos recogiendo las noticias ocurridas durante la última semana, es frecuente darnos cuenta, tras la escritura de dichas noticias, que la mayoría de la información que lanzamos tiene relación con las grandes empresas dedicadas al sector. Dos firmas tienen mayor preeminencia que el resto, Apple y Google, y una tercera también aparece con frecuencia, Samsung.

 

Lo normal sería que si hablamos de esas dos empresas que copan gran parte de nuestras noticias, aparecieran mencionadas en sus dos mayores productos, es decir, el buscador para Google y el iPhone para Apple. Nada más lejos de la realidad.

 

Cuando Apple y Google aparecen en nuestras “páginas” lo hacen  en múltiples y distintas formas que en la mayoría de los casos nada tiene que ver con sus dos productos estrellas.

 

En los siguientes ejemplos lo veremos claro. Google y sus globos que quieren dar conexión en todo el globo terráqueo, o Google y su coche de última generación, o Apple y sus televisiones, o Apple y su reloj.

 

Ciertamente los modelos de ambas empresas han sido muy distintos al de las empresas que antes les han precedido en la cúspide comercial. Así mientras una firma de coches antes solamente se dedicaba a ese sector, actualmente Google y Apple abarcan una variedad de ámbitos comerciales que hace 20 años eran impensables. General Motors no se metía en el mercado de Swacth ni las Guías de carretera Michelín entraban en el sector de Ford.

 

La diversificación de estas empresas nos puede parecer un logro para ellas mismas que debemos respetar y enaltecer. Ciertamente Google o Apple han sabido adaptarse al futuro e incluso dictar sus normas, sin embargo los resultados de ese proceso de diversificación, dejan muchas dudas para el presente. ¿Es bueno que dos firmas copen tantos espacios comerciales?

 

La segunda pregunta que debemos formularnos es la siguiente: ¿Realmente el crecimiento de estas dos empresas ha sido verdaderamente orgánico como los defensores del libre mercado nos hacen creer? Como ya hemos señalado en muchas ocasiones, el crecimiento de ambas empresas en el viejo continente ha atentado en muchas ocasiones contra las leyes de la competencia.