Actualizado el 22/02/2024

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Después del CES viene el MWC

Después del CES viene el MWC

Escrito por Carles Martin Badell el 29/01/2013 a las 19:44:43
2445

(Director Tecnonews)

Las fechas están claras, primero Las Vegas y luego Barcelona. Se trata de un calendario apretado, pero para todos los que se dedican al sector de las NNTT, los meses de enero y febrero son un flujo de adrenalina ineludible que dictamina como será el año tecnológico.


Si la ciudad de Nevada con el CES se caracteriza por no discriminar entre las distintas novedades aparecidas dentro del ámbito, en la Ciudad Condal la cosa está clara: el teléfono móvil es el rey de la fiesta.

 

Las fechas ya están desde hace tiempo inscritas en el calendario. Entre los días 25 y 28 de febrero, Barcelona se convertirá en la capital del mundo. Tal vez para algunos éstas son palabras gordas. ¿Afirmar que Barcelona es el centro del mundo? Pues no es una idea muy alejada de la realidad.

 

El móvil (incluyendo tabletas y versiones hibridas) es a día de hoy la tecnología que más previsión de recorrido tiene. Es en este sector donde la economía está experimentado un auge sin precedente con avances en la publicidad, en el posicionamiento geográfico o en las transacciones bancarias de entre muchas otras.

 

¿Porqué no creer entonces en la importancia del MWC?

 

Barcelona lo cree, Catalunya lo cree y Europa lo cree señalando a la ciudad mediterránea como un eje central de las economías del sur del viejo continente. Quedan algunos incredulos por convencer que serían una gran ayuda para la Feria.

 

A falta de algo menos de un mes para la gran cita ya no quedan cabos sueltos. La ciudad se ha puesto de gala “adornando” su centro urbano: las tiendas de Apple y la sede del MWC en el antiguo edificio de Telefónica son un claro ejemplo.

 

Por muchos que sean los intereses hay que pensar que el MWC es bueno para España, Catalunya y Barcelona y, que además de esto, la Feria no debe ser posesión de nadie; sólo el gran revulsivo para que Europa sea un verdadero centro de creatividad tecnológica.