Actualizado el 18/01/2022

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. De lo que no se habla

De lo que no se habla

Escrito por tecnonews el 20/11/2012 a las 20:44:03
2279

Esta semana hemos tenido un ejemplo más del talante de la política catalana. Tranquilidad, este no es otro artículo que hable de catalanismo, independentismo u otro asunto básico de estas elecciones, este es un artículo que habla de lo que no se habla.


En todos los mercados se ha descubierto que dos de las empresas del mundo que más beneficios han tenido en los últimos años son Google y Apple. De todos modos de tecnología aquí no se habla.
Plataformas como Facebook o Twitter tienen más influencia que los partidos políticos. De todos modos aquí de tecnología no se habla.

 

Catalunya atesora dentro de sus fronteras uno de los festivales más importantes del mundo en materia de NNTT, el MWC. De todos modos de tecnología aquí no se habla.

 

En Barcelona y otras poblaciones del territorio catalán se están desarrollando centros de investigación en materia tecnológica y en otros ámbitos vitales para el avance económico de un país. De todos modos aquí de tecnología no se habla.

 

En la Ciudad Condal se desarrolla un barrio entero dedicado a las NNTT, el 22@, que mueve a empresas de todo el mundo y ha traído un beneficio muy importante en los últimos años. De todos modos aquí de tecnología no se habla.

 

Catalunya quiere convertirse en los próximos años en una de las 20 regiones más punteras de Europa en materia tecnológica. De todos modos aquí de tecnología no se habla.

 

No se habla de tecnología ni de competitividad, sólo de qué candidato es más guapo y de cual habla más y mejor. Mientras tanto, donde verdaderamente se forja un país (da igual qué país es), es decir en la calle, en las empresas, en las universidades y otros tantos parece ser que el tema de la tecnología cae en saco roto.

 

En los próximos años las NNTT van a ser el motor de cualquier nación puntera. Mejor que empecemos a hablar de lo que importa y nos dejemos de pantomimas electoralistas que no llevan a nada más que el desprestigio de la clase política.