Actualizado el 12/11/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. De congresos y tecnología

De congresos y tecnología

Escrito por tecnonews el 21/02/2017 a las 13:29:51
1112

Dos congresos dos visiones del mundo.

 

El pasado fin de semana se celebraron los congresos de dos de las fuerzas políticas más importantes del estado español: el Partido Popular y Podemos. No vamos a entrar en lo que se dijo en cada uno de ellos ni valoraremos las ideologías de ambas formaciones. En esta editorial únicamente queremos analizar los sistemas de votación que hicieron a Pablo Iglesias secretario general y a Mariano Rajoy el líder de los populares.

 

Mucho se ha debatido si el sistema de votación diseñado por Echenique y luego ratificado en asamblea era limpio. Puede que imperfecto, este sistema se lleva a cabo telemáticamente y en él participan más de 150.000 individuos. Es la magia de la tecnología: muchas personas pueden opinar sobre un asunto sin necesidad de personarse allí donde se presentan los candidatos.

 

Por su parte, el Partido Popular funciona mediante un sistema representativo de delegados provenientes de provincias, comunidades o municipios que se reúnen cuando se celebra un congreso y que suman algo más de 3.000 individuos. En su caso, la tecnología parece algo desconocido, se vota a mano alzada mediante una papeleta en la que dice "Sí" o "No" y el recuento se lleva a cabo in situ. En el caso del pasado congreso del Partido Popular parece que también hubo tensión por una moción que quedó aprobada por tan solo 25 votos de diferencia. Nos referimos a la enmienda que pedía que Dolores de Cospedal reuniera en una misma persona los cargos de número 2 del partido y Ministra de Defensa.

 

Vaciemos nuestra cabeza de ideología para asumir que el modo de votación de Podemos es a años luz de distancia mucho más democrático. Cuesta de creer que en tiempos tecnológicos como los nuestros, el partido que gobierna España sea incapaz de asumir un sistema de votación regentado por ordenadores. Por más que el recuento de votos sea de lo más imparcial, siempre quedará una leve sospecha en referencia a su legitimidad.   

 

O eso, o que al menos usen urnas para las votaciones.