Actualizado el 17/09/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. De Black Mirror a Years and Years

De Black Mirror a Years and Years

Escrito por Tecnonews el 25/06/2019 a las 22:06:17
854

Vivimos tiempos de incertidumbre y ante la inseguridad que genera desconocer cómo discurrirán nuestras sociedades dentro de un lustro o una década, incluso dentro de medio año, están surgiendo algunas muestras artísticas que nos evocan hacia los muchos futuros posibles.

 

Si debemos elegir un género, no es nada extraño que sean la series, la expresión cultural más en boga de la segunda mitad de la segunda década del siglo, quienes mejor están radiografiando ese tiempo aún no nacido.

 

Y si dentro de ese género debemos elegir algunas series todo el mundo estaría de acuerdo que el producto más renombrado seria Black Mirror. Este serial de capítulos independientes propone píldoras que coquetean con lo terrorífico que nos hacen vislumbrar los límites de una vida asfixiante en la que las tecnologías han conquistado espacios donde antes operaba la libertad, la ética o la moral.

 

Entre quienes han visto la serie resulta frecuente afirmar que tal o cual realidad, esa noticia que nos habla de una persona que no sale de casa porque está conectada todo el día a su ordenador o esa información que alude a los nuevos planes de control tecnológico de China, se parecen mucho a Black Mirror. Con todo, creemos que lo que ocurre en la serie nunca llegará a suceder porque los humanos somos suficientemente cautos. Está por ver.

 

Hace relativamente poco una nueva serie de factoría británica nos ha puesto en la pista de cómo puede ser el futuro. Years and Years, con una aparición estelar de Emma Thompson, propone la vida de una familia de clase media alta londinense en unos tiempos muy concretos: los 15 próximos años. De un modo más sutil que Black Mirror, Years and Years nos arroja a una realidad futura en la que los cambios tecnológicos van de la mano de los cambios sociales, los cambios políticos y los cambios familiares. Mientras la primera de las dos series es un salto a un conjunto de futuros indeterminados en los que la tecnología actúa como detonante, en el segundo caso descubrimos que el futuro cercano con sus Donald Trump, sus populismos y sus guerras entre Ucrania y Rusia. Mientras la primera opera desde el terror, la segunda tiene momentos de humor inteligente. Mientras la primera nos ofrece una visión en la que la tecnología domina lo humano, la segunda nos plantea un futuro en el que los humanos conviven  y dialogan constantemente con una tecnología que no se adapta a ellos.

 

Ambas series son 100 por 100 recomendables ya que además de tener una gran calidad, nos indican los dos modos que tenemos como especie de acercarnos a nuestra propia condición, a la condición que nos ha hecho creadores del Smartphone o los ordenadores: vemos lo que creamos con miedo pero a la vez con humor.