Actualizado el 04/08/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. ¿Cuándo llegará el voto electrónico?

¿Cuándo llegará el voto electrónico?

Escrito por tecnonews el 21/07/2020 a las 16:22:28
811

Está claro que la mayor tragedia que nos deja la pandemia son los muertos. Con todo, esta pérdida no es la única que hemos vivido estos meses. En el terreno político, los recortes en libertades individuales parecen obvios pese a que tengan como origen una buena causa: salvar vidas. Sea como sea, la democracia está sufriendo un proceso de devaluación que no sabemos hasta qué niveles puede llegar.

 

Hace dos semanas se celebraron elecciones en Galicia y el País Vasco. Las dos jornadas y la abstención histórica que se registró, sobretodo en el Pais Vasco, puso de manifiesto la debilidad del sistema democrático. Con cifras de participación que apenas superaban el 50%, estas elecciones demuestran que en contextos críticos como el de esta pandemia, hacen falta política valientes que persigan preservar los principios de la democracia. ¿Qué tal habilitar el voto telemático?

 

Pensémoslo del siguiente modo: existen estudios que demuestran que las personas que menos tienen cada vez votan menos. Eso se debe a que se sienten expulsadas del sistema porque pese a que cada cuatro años votan, no ven como su voto afecta de forma directa en su día a día. Se ha demostrado que por el contrario, los barrios con más renta votan más. Eso que podría explicarse de un modo elitista afirmando que los lugares con mayor educación tienen más interés por los asuntos políticos, es totalmente falso. Se aprecia que antes de la crisis de 2008 las clases con menos renta votaban con mayor asiduidad. Fue el desbarajuste económico lo que las expulsó de las urnas. Es decir a más educación no se vota más, , sino que es la igualdad social lo que hace aumentar el voto de un país.

 

Ahora traduzcamos esa idea al contexto actual. En una situación de crisis sanitaria como la que estamos viviendo, probablemente las primeras personas que dejarán de acudir a las urnas sean aquellas que tienen más riesgos de contagio. Eso significa que los barrios con mayores densidades de población dejarán de ir a votar porque saben que en sus entornos, preservar la distancia de seguridad es más complicado.

 

La regla fundamental de la democracia pasa por garantizar que todo el mundo pueda votar en igualdad de condiciones. Es por eso, que si unas clases votan más que otras el juego se rompe porque las élites políticas se transformarán en lo que sus votantes quieran.

 

Con esta situación encima de la mesa, cabe preguntarse por qué no es posible implementar un sistema de televoto que permitiría a todo el mundo votar. La respuesta no está nada clara, sin embargo, como explica el periodista especializado en nuevas tecnologías de Eldiario, Carlos del Castillo, existen al menos dos explicaciones.

 

La primera pasa por la seguridad. No es posible garantizar un sistema de voto totalmente seguro, sin fraudes, y por ello debemos renunciar al voto electrónico. Este argumento es un tanto extraño pues con el sistema analógico tampoco es posible garantizar la seguridad. En segundo lugar, según Del Castillo, la vieja política no quiere introducir una modificación tan importante en el juego electoral porque las dinámicas de participación serían impredecibles. ¿Es eso lo que detiene un cambio que tarde o temprano tiene que llegar? Seguramente así sea y demuestre el miedo que tiene la clase política de modificar las reglas de la democracia aún sabiendo que ese cambio sería un paso adelante parecido –aunque por debajo- de otro –aunque por debajo- de otros cambios de enorme calado como la conquista del derecho a voto de las mujeres.