Actualizado el 13/08/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Algo falla en el mercado de la telefonía móvil

Algo falla en el mercado de la telefonía móvil

Escrito por Tecnonews el 23/07/2019 a las 22:11:22
512

Según la consultora CounterPoint en 2018 se vendieron un 4% menos de smartphones que en el año anterior. La empresa añade que pese a ese descenso en las ventas mundiales, los precios de los teléfonos móviles inteligentes aumentaron en un 9%. No es extraño teniendo en cuenta los precios a los que han llegado los terminales. La joya de la corona de Apple el iPhone X es el primer smartphone en superar los 1.000 dólares de precio. Hay que recordar que el salario mínimo interprofesional en España no supera los 1.000 euros.

 

A esos aparatos de gama alta cabe sumar el incremento de precios en los smartphones de gama media. También en los teléfonos que valen entre 150 y 300 dólares se ha podido apreciar un incremento del precio.

 

En esta información subyacen dos hechos que deberían hacernos reflexionar. En primer lugar está el hecho de que los teléfonos inteligentes se venden peor que en años anteriores. En un mundo en el que 3.000 millones de personas tienen un artilugio de este tipo, cabe pensar si el sector ha llegado a su techo. Según un estudio de Newzoo hasta el año 2018 se vendían unos 1.500 millones de terminales. ¿Es viable que cada 365 se venda esa cantidad ingente de teléfonos? La respuesta tal vez se encuentra en la durabilidad de estos productos. Que un aparato de última tecnología no pueda tener una vida útil de más de dos años, nos demuestra que algo falla en el sector. Se llama obsolescencia programada y eso tiene un riesgo ecológico más que evidente.

 

El segundo de los elementos a poner sobre la mesa es el incremento del precio de los smartphones en el último año. En un mundo en el cual estar sin teléfono supone vivir en el analfabetismo digital, los precios deberían ser razonables. Porque ciertamente el precio de un iPhone X es superior al salario de un mes en España, sin embargo, el precio de un teléfono de gama media representa un tercio de ese salario: cifras en ambos casos astronómicas.