Actualizado el 03/04/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Campo Contrario
  4. >
  5. Manifiesto en contra de la Tecnología

Manifiesto en contra de la Tecnología

Escrito por Albert A. Martin Mestre el 28/10/2011 a las 00:46:22
8824

Soy un fehaciente activista contra la rampante tecnologización que vive nuestra sociedad. Cada mañana me levanto esperando que por una vez las redes se saturen y todo el mundo amanezca incomunicado. Desgraciadamente parece ser que me levanto siempre con el pie izquierdo (o el derecho, todo depende de las tendencias del corazón).

 

Después de comer, con los teleinformativos de mediodía, espero que asalte la noticia en todos los canales de televisión. Han explotado todos los móviles (incluso el mío) y los gobiernos se envían señales de humo por toda Europa para dar la pésima noticia. Nada, la batería sigue agotándose.

 

Por la noche hago la última plegaria. La presentador de la tele dice: “El único mercado en auge pese la crisis es el de las NNTT”. A volver a dormir que mañana hay otra oportunidad para que suceda el hecatombe apocalíptico tecnológico.

 

En el sueño por fortuna una voz (la mía propia en versión onírica) me dice que me tranquilice. Toda la historia de la humanidad es una tensión entre progreso y reflexión. Y me levanto un nuevo día, entonces,  me pongo a escribir este artículo destinado a gente que ama la tecnología para decirles:

 

Los avances que la humanidad produce hoy no son nada porque se hacen al amparo de la ciencia y prescinden del ser humano como último destinatario. Queremos producir más y más y lo estamos consiguiendo siendo ésta, la ansia de producción, la premisa misma del desarrollo. Creamos para crear más, cuando deberíamos hacerlo para mejorar la vida de los seres humanos.

 

De todos modos algún día, algún bendito día, este progreso va a necesitar de la reflexión de los humanistas como yo a los que actualmente la tecnología tiene olvidada. Es un hecho comprobado  “científicamente” por la historia. Cualquier fase de desarrollo tecnológico va acompañada de una etapa de reflexión humanista que pone cada cosa a su lugar. Las palabras revolución industrial deberían hacernos pensar en este sentido.

 

Sigamos creando necesidades estúpidas que nos esclavizan, pero pongamos una fecha para empezar a pensar de que nos sirve todo ese progreso. Seré demagogo (sólo un poco): desde que las NNTT han empezado su período de mayor expansión yo no he visto que las tasas de muerte por hambre hayan quedado reducidas.