Actualizado el 15/12/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Campo Contrario
  4. >
  5. La tecnología no está por encima del bien y del mal

La tecnología no está por encima del bien y del mal

Escrito por Albert A. Martin Mestre el 27/12/2016 a las 14:25:07
3539

Uno de los debates más longevos en el marco de las NNTT, es el que confronta la ideología con la técnica. Formulado de modo retórico, nos referimos a la discordia expresada del siguiente modo: ¿Tienen ideología las tecnologías?

 

Una pistola por ejemplo, dirían los defensores de la tecnología despolitizada, puede usarse para matar, pero también puede emplearse para que alguien que está perdido en medio de la montaña de señales de socorro y pueda ser rescatado. Todo depende, por lo tanto, de cómo se use el arma, como se diría de modo llano: depende de quién apriete el gatillo. Los defensores de esta tesis lo tienen aún más fácil cuando hablan de otro artilugio: un cuchillo, pues puede usarse para cortar carne o para clavarlo en otro ser humano.

 

Desde el punto de vista del que escribe estas líneas, este argumento es falaz y en las NNTT se demuestra fácilmente que en el desarrollo de una tecnología siempre hay una intención ideológica detrás.

 

Pongamos un caso ocurrido recientemente y del que en esta revista digital se informó: Un grupo de investigadores de la Universidad Collage de Londres está desarrollando un programa que es capaz de expresar veredictos jurídicos que en un 80% coinciden con los que emitiría el Tribunal de Derechos Humanos Europeo formado por humanos. El grupo investigador afirma que de momento no puede hablarse de máquinas que hagan la función de jueces y que por ahora solo podría estudiarse utilizar esta tecnología para que asesorara a los jueces humanos. Sin embargo, en un futuro, no se cierra la posibilidad de que nuestra justicia sea impartida por máquinas.

 

Si decíamos que no existe ideología en la tecnología, este ejemplo nos lo desmiente totalmente. Todos, o la gran mayoría de humanos en el mundo, estarán de acuerdo en que los derechos humanos son una pieza fundamental para la convivencia de nuestra especie. Con todo, estos derechos son ideológicos, es decir no son connaturales a nuestra especie. Quiero decir con esto: de igual modo que se podría crear una inteligencia artificial que vele por los derechos humanos, también podría ser que existiera una inteligencia artificial que dictara sentencias en función de la ideología del Daesh o que lo hiciera en función de la ideología de Donald Trump. Eso por no decir que los derechos humanos, pese a que gran avance para la mayoría de la humanidad, no representan a todos los ciudadanos del planeta. Un ejemplo: cuando se dice que todos los humanos tenemos derecho a la nacionalidad, se excluye el derecho a la no nacionalidad de las comunidades nómadas. Así con otros tantos derechos como el derecho al trabajo o el derecho a la propiedad.

 

Es por todo ello que los que intentan hacernos creer que existe una forma de entender la tecnología de forma aséptica y sin ideología (muchos de ellos incluso querrían que la política fuera ejercida por técnicos y máquinas), lo que nos están diciendo es que su forma de pensar, su ideología, está cien por cien representada en esa ideología.

 

La NNTT tienen una ideología detrás que puede gustarnos más o menos, lo que no tiene sentido es pensar que la técnica está por encima del bien y del mal, pues siempre responde a unos intereses determinados.