Actualizado el 17/04/2018

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Campo Contrario
  4. >
  5. La naturaleza del ser humano

La naturaleza del ser humano

Escrito por Alvaro- José Millán Paredes el 23/01/2018 a las 19:25:25
1530

(Estudiante de Ingeniería de Telecomunicación)

Sí, son una gran herramienta de comunicación, en cierto modo han revolucionado la información tal y como la conocíamos hasta ahora. Somos capaces de ver en tiempo real lo que está sucediendo en la otra parte del mundo desde infinidad de puntos de vista y a su vez, poder opinar sobre ello.

 


Sin embargo, no todo es tan ideal como parece, precisamente el punto dónde las personas comienzan a tener voz sobre un tema es donde las cosas se tuercen. El ser humano es, por naturaleza, un ser sociable, que necesita la relación social para vivir pero, desgraciadamente, es también egoista. Los intereses e ideales personales se interponen en muchos casos a la empatía que podamos sentir por otros seres humanos. Este egoísmo se ve reflejado en la sociedad en forma de odio.

 

Este odio es fácilmente palpable en comentarios de redes sociales, donde algunas personas se transforman y reflejan su verdadero ser al verse protegidos por el anonimato y la seguridad de sus casas. No hace falta buscar mucho para encontrar odio en redes sociales de todo ámbito: religión, política, deporte, etc. Ahí es donde los medios de información hacen eco y aprovechan cualquier comentario desafortunado para hacer política y ganar “clicks”. Es normal leer hoy en día secciones de “tuits” en periódicos de todo tipo, donde los periodistas seleccionan los tuits más polémicos que han podido encontrar para reforzar sus posiciones e ideales. Aquí es donde el asunto se tuerce. Cualquiera puede escribir una barbaridad sobre lo que le apetezca y ganar muchas más visualizaciones en cuestión de minutos que cualquier medio de información tradicional. Esto genera aún más odio en personas que se ven ofendidas, haciendo que cualquier comentario estúpido y desafortunado genere un círculo vicioso de odio. Estos círculos de odio son, de hecho, usados como arma.

 

Por ejemplo, ISIS utiliza diariamente este método para ganar adeptos. Es fácil adoctrinar a adolescentes inseguros que se sienten excluídos por sus compañeros de clase por sus creencias religiosas. Y las redes sociales son una vía rápida, fácil y gratuita para generar más odio. El grupo terrorista es un caso extremo donde este problema se ve reflejado, pero podemos ver cada dia que se utiliza como arma política. Y sirve para ambas partes de una discusión para reforzar sus argumentos y generalizar. Generalizar comentarios de odio y adjudicarle la opinión de un individuo a toda una sociedad hace que a las personas les cueste al final ver dónde está la manipulación y dónde la realidad.

 


Necesitamos generar consciencia de las repercusiones de nuestros comentarios en las redes sociales y saber qué y cómo comunicar nuestras ideas. Si no se hace algo al respecto, cualquier día el odio moverá nuestros actos como sociedad y destrozará todo el progreso conseguido durante muchos años en igualdad y bienestar social si es que no lo está haciendo ya.