Actualizado el 03/04/2020

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Campo Contrario
  4. >
  5. Está muy bien

Está muy bien

Escrito por Albert A. Martin Mestre el 14/03/2012 a las 00:04:45
8177

Ser amante de la contratecnologización tiene pocos gratificantes y muchas discusiones. Cualquier conversación con alguien amante del progreso acaba en el mismo derrotero: “Si fuera por la gente como tú aún viviríamos en cuevas e iríamos con taparrabos” ¡Hombre no hace falta exagerar!  


Cada semana lo mismo, “si fuera por mí” enviaba al mundo del siglo XXI al paleolítico más profundo. Google esculpido en millones de lápidas de roca maciza, Apple en los árboles como viene siendo siempre desde el inicio de la humanidad y el MWC celebrado en Barcino pero en lugar de tenderetes del último diseño en cabañas de madera y paja mientras los chinos hablan de los últimos métodos de comunicación con signos de humo o emulando los ruidos de un búho.   

No señores y señoras, estar en contra de la tecnología no es eso. Nadie dice que hay que tirar por la borda el progreso, lo único que digo cuando discuto es que el progreso irracional nos llevará hasta caminos que tal vez es mejor no visitar.

Está muy bien comunicarse a cada hora del día gracias al Whatsapp: “llego tarde, espérame dentro del cine” “ha caído el muro de Berlín, viva la democracia”, “me ha salido un granito” “pares o nones”… Es genial estar siempre localizable pero, qué sucede con el derecho a perderse sin que mis amigos llamen al cuerpo de bomberos entero y a la CIA al completo cuando han transcurrido treinta minutos de incomunicación.

Está muy bien poder ir con la cámara de mi Smartphone visualizando la ciudad y sus monumentos y toda la historia y ser un tipo ultracultivado que te dice: esta casa es del año 1492 cuando Colón, bla, bla, bla… pero menuda mala suerte, me perdí a la belleza rubia que me miraba o al guaperas de ojos azules que me ha sonreído.

Está muy bien ser un amante de la tecnología. Quien quiera, puede ir arriba y abajo con su Smartphone, de todas formas yo me tomo la vida a la bartola recibiendo SMS y correos cuando llego a casa. ¿Me perdí la cena, la fiesta, el gran congreso, la boda de mi prima porque recibí tarde el e-mail? Tranquilamente, la vida es larga y con las tecnologías se recorre demasiadas prisas.