Actualizado el 29/11/2019

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
EL CABLE Y LA BANDA ANCHA, MOTORES TELECOMUNICATIVOS Y ECONÓMICOS A LARGO PLAZO
Escrito por Dr. Joan Francesc Fondevila Gascón el 31/03/2010 a las 00:45:24
(Professor titular d'Universitat )

En un entorno económico que no invita al optimismo, la visión a largo plazo y el sentido estratégico son llamas de esperanza que se deben alimentar. La Sociedad de la Información y el Conocimiento, esencia de desarrollo postulada por la Unión Europea años ha, preside la nueva economía (concepto sellado por Kelly a finales del siglo pasado inspirándose en Arthur), o economía digital. Por tendencia lógica e impulsada por las políticas públicas europeas y de los Estados miembros, nuestra sociedad debe caminar hacia la digitalización y la virtualización en un sentido holístico de ambos términos. El fenómeno digital, liderado por un Leviatán bautizado como Internet, abraza todos los sectores: desde los que afectan al Estado del bienestar (e-learning, e-health, incluso e-administration), hasta los que se centran en el negocio (e-business y sus ramas de e-commerce y e-banking). Para la cuadratura del círculo virtuoso, es necesaria la expansión del teletrabajo, fórmula que ayuda directamente a la sostenibilidad y que permite conciliar la vida laboral y la familiar. En la base de esta estructura subyace la creación de e-contents. Sin contenidos digitales el castillo de naipes cae irremisiblemente. Y aún más básica es la disponibilidad de infraestructuras telecomunicativas robustas, universalizadas y con servicios garantizados. De ello son conscientes las administraciones públicas, que impulsan (o deberían impulsar) esa implantación y la competencia, una quimera aparente pese a los años que han discurrido desde el pistoletazo de salida de la liberalización. Es curioso que un sector tan vital como el aire que respiramos haya presentado tantas barreras a la competencia, tanto legislativas como de actitud del consumidor, muy conservador a la hora de cambiar en un terreno tan estratégico. Desde los legendarios operadores de cable histórico (centenares esparcidos por municipios de toda España, la mayor parte de los cuales aún funcionan rentablemente ofreciendo, de forma creciente, el triple play) hasta los grandes operadores de cable de hoy en día (ONO, R, Euskaltel, Telecable), y operadores generalistas o de nicho, por ondas, satélite o redes eléctricas (PLC), han discurrido pocas décadas pero muchos bits por segundo en incremento de capacidad y de aplicaciones. Los operadores de banda ancha y, en general, todo el sector tecnológico, están asumiendo su papel fundamental para promover la economía digital. Extender redes de banda ancha, a poder ser de fibra óptica, es un cometido que incumbe a numerosos actores y afecta a toda la sociedad. Es costoso en inversiones y en tiempo, pero, como la lucha por la sostenibilidad, es un maratón del que nos beneficiaremos todos, especialmente las generaciones futuras. Precisamente en aras de la sostenibilidad los operadores están aplicando fórmulas de ahorro, internas y de cara al usuario final. Sobre las autopistas por las que circula metafóricamente nuestra economía se reflexionará en las XV Jornadas del Cable y la Banda Ancha en Cataluña, que se llevarán a cabo del 4 al 6 de mayo de 2010 organizadas por el CECABLE y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), con la colaboración de la Generalitat de Cataluña y las principales instituciones del sector. Porque el cable y la banda ancha son el motor telecomunicativo y económico de futuro y nos incumbe a todos. Dr. Joan Francesc Fondevila Gascón Director del Cecable (Centro de Estudios sobre el Cable) Profesor de la UAB, UOC y UAO




Enviar a amigo Imprimir Modificar texto
Vota: