Actualizado el 26/09/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Opiniones
  4. >
  5. ¿Una nueva burbuja tecnológica?

¿Una nueva burbuja tecnológica?

Escrito por Carles Martin Badell el 12/09/2017 a las 13:23:31
477

(Director Tecnonews)

Los más jóvenes recordarán poco la explosión de las punto com del año 2.000- 2002. Muchos de los emprendedores de hoy apenas tenían diez años. En aquella ocasión fue un exceso de valoración de las expectativas de internet. Los usuarios iban a entrar si o si a una página web y comprarían todo lo que allí había. Todo el mundo estaba conectado a internet y cualquier cosa que le ofrecieran se lo iban a quedar.

 

La realidad fue testaruda y diferente. Ni había tanta gente conectada a internet ni la gente era tan tonta que iba a comprar todo simplemente por estar en internet.

 

¿Qué está ocurriendo hoy en día? Se están sobrevalorando de nuevo las empresas de la nueva economía. Permítanme una simplificación. Hay dos formas de hacer crecer una empresa, por una parte el método tradicional de incrementar las ventas y por otro de incrementar las expectativas.

 

El método tradicional obliga a crear canales de ventas ya sea con acciones comerciales clásicas, o métodos on line. Esta es la forma normal de financiarse. Naturalmente es necesario un capital inicial para iniciar la actividad pero todo está focalizado al negocio.

 

La segunda fórmula es buscar fondos de financiación a base de objetivos a asumir, no siempre ligados directamente a las ventas. Esta fórmula se ha puesto muy de moda y es utilizada por muchas start-ups. Pongamos algún ejemplo sin nombres. Supongamos que vamos a crear un portal de comercio electrónico de productos de moda o un portal de mensajería. Nuestro objetivo es conseguir un millón de usuarios el primer año, 5 millones el segundo año y 10 millones el tercero. Cada año exigirá una ronda de inversión para crecer y mantener la compañía. Nadie habla de ventas… ya se supone que se venderá…alguna cosa.

 

Hay que ser más profundos en el análisis. ¿Qué productos se van a vender? ¿Qué tipo de clientes va a comprar el producto? ¿Gustará el producto? Si solo miramos los usuarios únicos, visitas y clicks sin saber su tipología puede sonar la flauta, pero es más difícil.

 

Hace pocos días visitamos la empresa King (El creador de Candy Crash). Tienen en Barcelona un fabrica de juegos con más 600 personas trabajando. Ellos analizan los gustos, tipologías, edades, psicología, etc. de sus clientes. No solo esto, además hay un equipo de testadores para analizar las experiencias de los futuros jugadores.

 

Hemos visto últimamente las trifulcas en que se ha visto envuelta la empresa Uber y su fundador Travis Kalanick. Guerras con los gremios de taxistas de muchas ciudades, discriminación laboral, reclamaciones por no borrar los datos de los usuarios que se dan de baja, etc. La valoración de la compañía 68.000 millones de dólares. Espectacular. Esperemos que acabe bien pero la compañía se ha basado en expectativas de números sin contar (o mejor dicho) con poca sensibilidad a la situación del mundo real. No se puede acusar a los taxistas y su gremio de ser mafiosos, se ha de convivir y convencer.

 

Si no sobrevive vale decir que Uber con Airbnb han sido la punta de lanza de la economía colaborativa que hace poco mas de 3 años casi nadie sabía lo que era y que muy posiblemente cambiarán las empresas y las relaciones humanas.

      

Resumiendo para acabar es posible que debido al análisis de las empresas basado en expectativas poco profundas nos lleve a una nueva burbuja de internet. Eso estaría muy mal porque muchos jóvenes han puesto su ilusión en la creación de su propia empresa.

 

Estamos a tiempo de evitar ese sobrecalentamiento si enfocamos los negocios de las empresas de nueva economía a las ventas reales.