Actualizado el 26/09/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. Lo que la tele tapa lo destapa internet

Lo que la tele tapa lo destapa internet

Escrito por tecnonews el 19/02/2013 a las 22:19:43
1714

Cierto es que frente a los medios tradicionales como la sempiterna televisión, internet encarna un cambio y en cierto modo una evolución. De todos modos, existen aspectos en los que la caja tonta o la radio son aún y serán superiores al ciberespacio. La posibilidad de reunir a individuos en un mismo punto que tiene la tele o la posibilidad de multitarea que posibilita la radio son algunos de esos aspectos.

 

Por desgracia, no estamos aquí para alabar las glorias de los medios tradicionales. Muy al contrario, lo que queremos hacer es una crítica a la realidad que estamos viviendo estos días.

 

La corrupción se ha tornado el mayor problema del Estado Español. Es por este motivo que faltan voces que expliquen lo que está sucediendo bajo las cortinas mediáticas de la política. En nada ayuda que el gobierno con su larga mano intervenga en la información de las cadenas públicas haciendo como si la corrupción no existiera. Se trata de una falta de respeto hacia los ciudadanos, hacia la clase política y hacia la misma televisión. Más cuando hoy en día internet es una fuente inacabable de verdades alternativas.

 

Es por esto que dada esta situación, la red se está erigiendo como el verdadero garante de la verdad y de la voz crítica, sustituyendo a la televisión en cuanto a contenidos de calidad se trata.

 

Es cierto que la televisión tiene aún mucha vida por delante. Sin embargo, si sigue por la vía actual, se acerca de forma preocupante a un precipicio sin retorno. Internet no salvará la información de calidad, deben ser los medios tradicionales ya sean en papel o en formato audiovisual los que tienen que, como se diría de forma llana, ponerse las pilas para recuperar el terreno perdido. 

 

En resumen, internet no va a cambiarnos sino que lo único que va a hacer es acelerar las transformaciones. Pueden pillarnos por inesperados o podemos ser dignos del presente en el que vivimos.