Actualizado el 19/10/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. El caso de Samsung

El caso de Samsung

Escrito por Carles Martin Badell el 11/10/2016 a las 19:55:08
1293

(Director Tecnonews)

Samsung dejará de producir sus smartphone Galaxy Note 7.

 

Podemos afrontar la noticia desde dos puntos de vista bien distintos y establecer algunas conclusiones sobre el funcionamiento actual de las grandes corporaciones de las NNTT. De todos modos primero vamos a ver qué ha sucedido exactamente.

 

Desde su aparición, el dispositivo ha experimentado un grave problema: se incendiaba en los bolsillos de los compradores. Según ha afirmado la compañía, eso se debe a un fenómeno poco común y es que la batería de ion de litio se incendia.

 

A principios de septiembre la firma asiática afirmaba que repondría todos los teléfono que se hubiesen incendiado pero parece que finalmente y tras nuevos casos con los smartphone recambiados, sigue ocurriendo lo mismo.

 

Podemos como hemos dicho al inicio, verlo desde dos perspectivas. En primer lugar podemos analizar la decisión de retirar el Galaxy Note 7 como algo valiente que pocas empresas hacen. Las grandes corporaciones se han  definido en algunas ocasiones como maquinarias que tratan de esconder la verdad hasta límites que rozan con lo absurdo. Recordemos el caso de Volkswagen y sus motores trucados. En este sentido la acción de Samsung es de lo más encomiable, por mucho que haya tenido que pasar un mes para que definitivamente retirará su producto del mercado.

 

Por otro lado, sin embargo, resulta extraño que estos fallos suceden en estas grandes corporaciones. Eso más allá de ser algo reprobable nos dice como son los procesos productivos en el mercado de las NNTT. La competencia es tan feroz entre marcas que es mejor enviar un smartphone que no ha sido 100 por 100 testeado al mercado, que ver como el competidor lanza un producto antes. En este sentido, en el futuro debemos exigir como consumidores que las grandes empresas vendan productos de calidad y los lancen al mercado atendiendo a criterios de calidad y no de competencia.

 

Muchos dirán que la competencia es sana en nuestro mundo capitalista. Sin embargo cada vez se está demostrando más y mejor que las economía funcionan mejor cuando más interrelacionadas y sociales sean.