Actualizado el 17/10/2017

icon Facebook icon Twiiter icon RSS icon EMAIL
  1. Portada
  2. >
  3. Editoriales
  4. >
  5. La madre de todas las bombas

La madre de todas las bombas

Escrito por tecnonews el 18/04/2017 a las 16:00:37
1270

Una reciente noticia publicada a bombo y platillo ha definido mejor que ninguna otra los límites del mundo con el que tendremos que lidiar en los próximos años. Donald Trump ha lanzado en Afganistán la madre de todas las bombas. Según informan, esa bomba, la más destructiva no nuclear, habría impactado en los túneles subterráneos donde se esconden los yihadistas. La bomba tiene un poder de impacto que destruiría todo el centro de Barcelona o de Madrid. Trump anteriormente había lanzado 59 Tomahawks en Siria.

 

La noticia, por un lado, demuestra en su esencia más íntima qué es el populismo: decir en campaña lo que la mayoría de la población quiere oír, y luego hacer lo que a uno le dé la gana. El nuevo presidente de los Estados Unidos había prometido que su legislatura estaría marcada por la no intervención de los Estados Unidos en los conflictos internacionales. Pocos meses después se comprueba con desagradable sorpresa que Trump será quizás el presidente más belicista que hemos conocido en las últimas décadas. Tensiones con Corea, tensiones en Siria y bombazo en Afganistán.

 

En la era de la llamada postverdad, parece que mentir descaradamente y desdecirse no tiene impacto en la carrera política de los, valga la redundancia, políticos. ¿No debería dimitir Trump?

 

En otro sentido, la noticia nos revela una vez más que la narración sobre la tecnología como camino que ayuda al progreso de la humanidad es, cuanto menos, discutible. La madre de todas las bombas (Massive Ordnance Air Blast o por sus siglas MOAB) no debería llamarse así, pues en realidad es la hija de toda la historia de las bombas. Es la consecución de más de medio siglo de investigación que se concreta en este artilugio diseñado gracias a los esfuerzos de numerosos ingenieros. MOAB pesa casi 10 toneladas y está guiada por GPS.

 

Queda claro pues que la tecnología y su utilización depende de dos factores: quién la usa, en este caso un excéntrico y quién la crea, en este caso los laboratorios militares en Estados Unidos.

 

Tenemos por costumbre afear el mundo en que vivimos. Una tendencia pesimista que recorre toda la historia contemporánea y que es el resultado constante de un choque generacional. De todos modos, parece que en la actualidad, esa máxima de que el mundo va a peor, empieza a cumplirse.